Ir Arriba
93 840 93 11 | 687 48 23 10
Síguenos en facebook Síguenos en twitter Síguenos en google+

Reciclaje de coches en Barcelona

Actualmente los vehículos nuevos están fabricados generalmente con materiales poco contaminantes, pero hace un tiempo no siempre era así. Es por eso que muchos gobiernos se han decidido a implantar algunas iniciativas con el fin de renovar todos estos automóviles, como el Plan Renove o el Plan 2000E en España. 

¿Qué se pretende con esto? Reducir los niveles de CO2 y facilitar así la gestión de todos aquellos vehículos que son reciclados y dados de baja en un desguace o una chatarrería en Barcelona y en cualquier ciudad. 

Con esto se consigue que se aprovechen las piezas que aún sean funcionales y reciclar las que no. En un coche hay un gran número de materiales, unos considerados peligrosos y otros no:

Residuos peligrosos

  • Baterías.
  • Filtros de aceite.
  • Combustible.
  • Líquidos tóxicos.
  • Gases que provienen de los sistemas de aire acondicionado.

Residuos no peligrosos

  • Metales.
  • Cables, catalizadores y conductores.
  • Cristales, parabrisas, lunas, etc.
  • Fibras.
  • Aluminio. 
  • Plásticos.
  • Neumáticos.
  • Piezas mecánicas del motor.


Una vez hemos determinado qué tipo de residuo es cada componente del coche, es importante saber cómo se reciclan o se reutilizan. Los pasos básicos a seguir habitualmente son:

  • Comprobar que el vehículo esté dado de baja y que, por tanto, puede tratarse.

  • Transportar el coche al centro de reciclaje o de reutilización pertinente. 

  • Descontaminar el vehículo. Es en este punto cuando se retiran todos los residuos considerados peligrosos y se recurre al transporte de mercancías peligrosas en Barcelona o en la ciudad en concreto para trasladarlos a empresas de gestión de desechos, como Gestión de Residuos Roche.

  • Desmontar los productos o materiales que sí que son reutilizables, clasificarlos y repartirlos a diferentes talleres o particulares.

  • Prensar lo que queda del vehículo para reducir el volumen.

  • Trasladar el bloque resultante del prensado a una planta donde separen los componentes más complicados, como el vidrio. La chatarra metálica se lleva a fundir y el resto a vertederos controlados. 

Gracias a todos estos procesos se aumentan los beneficios tanto medioambientales como económicos, pues el poder reaprovechar ciertos materiales reduce la utilización de materias primas y disminuye los residuos en los vertederos. 


Tanto si es un particular como una empresa y está buscando un chatarrero en Barcelona que pueda ofrecerle sus servicios de compra-venta de materiales metálicos, así como los servicios realizados por un desguace y el traslado de residuos, contacte con Gestión de Residuos Roche en el 93 840 93 11 y le informaremos.